fbpx
¿Qué es la leche de fórmula?

¿Qué es la leche de fórmula?

¿Qué es la leche de fórmula para bebés?

La mayoría de las fórmulas para bebés están hechas de leche de vaca que ha sido modificada para que se adapte a las necesidades nutricionales de tu bebé. Pero no es lo mismo que la leche de vaca.

Por qué los bebés necesitan fórmula en lugar de leche de vaca

Todas las fórmulas para bebés tienen vitaminas, minerales y grasas añadidas que los bebés necesitan, y que no pueden obtener de la leche de vaca pura.

Además, los bebés no pueden digerir la leche de vaca tan completa o fácilmente como la leche materna o la fórmula. El nivel de proteínas de la leche de vaca es demasiado alto para los bebés, por lo que algunos se sacan para la fórmula infantil.

Por estas razones, no debes darle leche de vaca a tu bebé como bebida principal hasta que tenga 12 meses.

Los bebés menores de 12 meses no deben tomar :

  • leche de vaca normal como bebida principal
  • leche desnatada, evaporada, en polvo o condensada azucarada
  • alternativas lácteas como la soja, el arroz, la almendra o la leche de coco.

Para la mayoría de los bebés sanos nacidos a término, se recomiendan las fórmulas para bebés a base de leche materna o de vaca hasta los 12 meses de edad. Si estás pensando en alimentar a tu bebé con algo que no sea leche materna o leche de vaca, habla primero con su pediatra.

Fórmulas de la etapa 1 y la etapa 2

Las fórmulas para bebés a base de leche de vaca para bebés de hasta seis meses de edad se denominan fórmulas de etapa 1 o fórmulas de inicio. Puede usar las fórmulas de la etapa 1 hasta que su bebé tenga 12 meses de edad.

A partir de los seis meses, puedes elegir la etapa 2 o la fórmula de seguimiento, pero no necesitas cambiar a la etapa 2 . Puede que veas anuncios sobre los beneficios de las fórmulas para bebés de la etapa 2 o de seguimiento, pero éstas no tienen ventajas sobre las fórmulas de inicio o de la etapa 1.

¿Qué fórmula para bebés es la mejor?

Todas las fórmulas para bebés que se pueden comprar en España cumplen con los estrictos estándares de sanidad.

La mayoría de las fórmulas para bebés a base de leche de vaca son de calidad y valor nutritivo similares y son adecuadas para la mayoría de los bebés.

Una marca puede ser más cara, pero eso no significa que sea necesaria para tu bebé. Y que un hospital use una marca particular de fórmula infantil no significa que la marca sea la “mejor”.

Puedes comprar la fórmula para bebés en polvo o en forma de “listo para beber”. Cualquiera de las dos está bien para tu bebé, pero “listo para beber” suele ser más caro porque es más conveniente.

Fórmula para bebés con aditivos especiales

A algunas fórmulas para bebés se les añaden ingredientes extra para que se parezcan más a la leche materna. Pero esto no significa necesariamente que esos ingredientes funcionen de la misma manera que la leche materna en el cuerpo de tu bebé.

A continuación se presentan algunos ingredientes adicionales comunes que se agregan a la fórmula para bebés, con información sobre si es probable que le hagan algún bien adicional a tu bebé:

  • LCPs(Neocate): son importantes para el desarrollo del cerebro y de los nervios. Pero no hay pruebas claras de que los bebés puedan absorber ingredientes como los LCP cuando se añaden a la fórmula. La fórmula con LCPs añadidos podría ser útil para el desarrollo del cerebro de los bebés prematuros alimentados con fórmula.
  • Betacaroteno: es una fuente de vitamina A y antioxidantes. La mayoría de las fórmulas ya tienen vitamina A y antioxidantes añadidos. No hay pruebas reales de que las fórmulas de betacaroteno sean mejores para tu bebé.
  • Prebióticos y probióticos: estos pueden ayudar a los bebés alimentados con fórmula a cultivar bacterias saludables en sus intestinos. Las bacterias pueden ayudar a que tu bebé tenga una caca más suave y menos erupción del pañal. También puede ayudar a reducir la posibilidad de gastroenteritis.

También hay que tener en cuenta que estas fórmulas pueden ser más caras que otras fórmulas.

Fórmulas especiales para bebés

Para los bebés menores de 12 meses de edad, se recomienda la fórmula para bebés a base de leche de vaca sobre las fórmulas hechas de soja, leche de cabra o fórmula baja en lactosa o sin lactosa.

Pero los bebés que no pueden tomar leche de vaca pueden necesitar una fórmula especial. Debe usar fórmulas especiales para bebés sólo bajo supervisión médica.

Fórmula infantil a base de soja

Algunos bebés no pueden tomar productos lácteos debido a alergias o intolerancias. O puede que no quieras usar la fórmula regular para bebés por razones culturales, religiosas o de otro tipo.

La fórmula a base de soja le dará a tu hijo todos los nutrientes que necesita. Pero si estás pensando en cambiar a una fórmula de soja, hable primero con su pediatra.

Ha habido algunas preocupaciones sobre los efectos de los fitoestrógenos de la fórmula de soja en los bebés. Pero las fórmulas de soja se consideran seguras si tu bebé las necesita.

Las fórmulas a base de soja no previenen ni reducen el riesgo de que tu peque desarrolle alergias.

Fórmula hidrolizada para bebés

La fórmula hidrolizada es una fórmula a base de leche de vaca en la que las proteínas de la leche se han descompuesto en componentes más pequeños. Este tipo de fórmula incluye la fórmula parcialmente hidrolizada (que también se llama fórmula hipoalergénica) y la fórmula extensamente hidrolizada.

Si a tu peque se le ha diagnosticado alergia a la proteína de la leche de vaca y no está amamantando, su pediatra podría recomendarte una fórmula infantil hidrolizada extensamente.

No hay pruebas de que administrar a los bebés fórmulas hidrolizadas evite que se desarrollen problemas de alergia, incluso si se tienen antecedentes familiares de alergias.

Fórmula pre-espesada o antirreflujo

La fórmula pre-espesada es una fórmula a base de leche de vaca a la que se le ha añadido un espesante.

Su pediatra podría recomendarte espesantes o leche maternizada preespesada si no está amamantando y tu bebé tiene reflujo gastroesfágico. Debes usar la fórmula preespesada o los espesantes sólo en consulta con su médico.

Cambiar la fórmula del bebé

Una vez que te hayas decidido por una fórmula para tu bebé, es mejor no cambiar la fórmula demasiado a menudo. El sabor variará ligeramente y podría alterar la rutina de alimentación del peque.

Si decide cambiar la fórmula del bebé, lee cuidadosamente las instrucciones de la etiqueta de la nueva fórmula . Las diferentes fórmulas tienen cucharas de diferente tamaño y se elaboran de diferentes maneras.

Fórmulas para niños pequeños

Tu hijo no necesita fórmula después de 12 meses. Esto incluye las fórmulas para niños pequeños o de etapa 3, que se comercializan para niños mayores de 12 meses. Son más cara que la leche normal y muchas contienen azúcar añadido o miel.

Te puede interesar

Lactancia materna

Lactancia materna

Beneficios la lactancia materna

La leche materna es una maravilla, una comida completa, lista cuando y donde quieras.

La mayoría de las madres pueden amamantar si tienen la información, el apoyo y el cuidado adecuados.

Leche materna: lo que dicen los expertos

Aquí hay algunas razones por las que los expertos dicen que la leche materna es el alimento natural de su bebé.

Leche materna: diseñada por la naturaleza

  • La leche materna se ha desarrollado a lo largo de millones de años para adaptarse exactamente a las necesidades de tu bebé. Aunque los fabricantes de fórmulas para bebés intentan copiar la leche materna lo más fielmente posible, la fórmula nunca será exactamente igual a la leche materna.
  • La leche materna se adapta a las necesidades cambiantes de tu bebé a medida que crece. Incluso cambia durante la alimentación: la primera leche calma la sed y la última es rica, cremosa y llena de grasas buenas.
  • El sabor de la leche materna cambia con lo que has comido, lo que significa que un bebé amamantado probablemente aceptará nuevos sabores cuando empiece a comer sólidos.

Leche materna: un alimento completo

  • La leche materna contiene todos los nutrientes que tu bebé necesita durante los primeros seis meses de vida. Su bebé no necesita agua o alimentos distintos de la leche materna en estos primeros meses.
  • La leche materna es fácil de digerir y se absorbe fácilmente en el organismo del bebé.

La leche materna: una base para el desarrollo saludable

La lactancia fomenta el contacto piel a piel y el contacto visual entre tú y tu bebé. Estar físicamente conectada a tu peque puede ayudarle a crear un vínculo contigo y a sentirse seguro.

La lactancia materna: por qué es buena para las madres

  • La lactancia es más práctica. No tienes que esterilizar los biberones, fregar las tetinas, llevar biberones y agua mineral cuando sales, mezclar polvos, mantener la fórmula para bebés fría o caliente para la alimentación.
  • La leche materna es gratis.
  • La lactancia materna puede ayudar a algunas mujeres a perder peso después del parto.
  • Las mamás que amamantan vuelven a dormir más fácilmente que las que  alimentan con fórmula, y sus ciclos de sueño están más en sintonía con los ciclos de sus bebés.
  • Las mujeres que amamantan tienen menores tasas de cáncer de mama, osteoporosis y diabetes de tipo 2.

Lactancia materna: su elección

Es una elección individual – pero debería ser una elección informada.

Si decides no amamantar, ten la seguridad de que las fórmulas le dan a tu bebé una nutrición adecuada. Y si necesitas complementar la leche materna con fórmula, no significa que la lactancia tenga que detenerse por completo.

Lactancia materna: cuánto tiempo

Se recomienda que amamantes exclusivamente hasta que introduzca alimentos sólidos cuando tu bebé empiece a mostrar signos de estar listo, lo que suele suceder a partir de los seis meses. Es en esta época cuando los bebés empiezan a necesitar nutrientes adicionales para su crecimiento y desarrollo.

Tu bebé sólo necesita pequeñas cantidades de comida para los primeros meses de la introducción a los sólidos, y la leche materna sigue siendo la principal fuente de nutrición del bebé. Una vez que introduzca los sólidos, lo mejor para tu bebé es que sigas amamantándolo además de darle sólidos hasta que tenga al menos 12 meses.

Después de eso, depende de ti y de tu bebé cuánto tiempo sigas adelante. Si decides amamantar por más tiempo, tu bebé obtendrá beneficios adicionales, como la protección contra las infecciones en los años en los que se inicia la lactancia.

Pero recuerda que esto son sólo consejos, debe de ser tú elección.

Te puede interesar

¿Qué es la leche de fórmula?

¿Qué es la leche de fórmula para bebés? La mayoría de las fórmulas para bebés están hechas de leche de vaca que ha sido modificada para que se adapte a las necesidades nutricionales de tu bebé. Pero no es lo mismo que la leche de vaca. Por qué los bebés...

Lactancia materna

Beneficios la lactancia materna La leche materna es una maravilla, una comida completa, lista cuando y donde quieras. La mayoría de las madres pueden amamantar si tienen la información, el apoyo y el cuidado adecuados. Leche materna: lo que dicen los...

Alimentación sana y ejercicio físico serán un buen ejemplo

Alimentación sana y ejercicio físico serán un buen ejemplo

Conceptos básicos de alimentación saludable y ejercicio físico

Ser padre y madre es mucho más fácil y agradable si te sientes bien contigo mismo. Mantenerse sano puede ayudarte a ser el ejemplo que quieres ser, y un estilo de vida activo contribuye a la salud y el bienestar general.

Las claves para una buena salud son la alimentación sana y el ejercicio físico – equilibrar lo que comes y bebes para tener mucha energía, y moverte cada día para mantenerte físicamente sano.

Lo que comes, cuánto te ejercitas y cómo te cuidas, también influyen en la actitud de tu hijo hacia la salud, la forma física y el bienestar.

Alimentación saludable para los adultos

La alimentación saludable te da la energía que necesitas durante el día y mantiene tu cuerpo nutrido para que funcione al máximo.

Preparar comidas equilibradas puede parecer una gran tarea cuando eres un adulto ocupado. Pero una vez que sabes qué alimentos te dan los nutrientes que necesitas, puede ser más fácil elegir buenos alimentos y comer bien.

La abundancia de líquidos también previene la deshidratación. El agua es la fuente de líquido más pura, simple y barata – dos litros al día es la cantidad recomendada.

Consejos para una alimentación rápida y saludable

Prueba nuestros consejos para ahorrar tiempo y preparar comidas saludables rápidamente. Pueden ayudarte a tener una dieta equilibrada y sabrosa sin ser un cocinero gourmet o gastar mucho dinero. En nuestro blog de alimentación puedes consultar un montón de recetas sanas para ti y tu peque.

Ideas de comidas y aperitivos rápidos

No te llevará mucho tiempo hacer platos saludables con estas ideas:

  • Cocina un poco de pasta integral con una salsa de verduras y una ensalada al lado.
  • Pon pan integral con verduras asadas (puedes comprarlas ya hechas en botes de conserva) y queso fresco.
  • Coge fruta, palitos de verdura, queso, o yogur para picotear sano entre horas.
  • Puedes hacer patés vegetales como el hummus que son muy fáciles y rápidos de preparar y aguantan varios días en la nevera.
  • Planifica comidas sanas que puedas congelar.
  • Si te quedas sin ingredientes y sin energía, busca comida para llevar que siga siendo saludable, como un salteado con arroz y verduras o sushi.

Ideas de alimentos que puedes tener siempre en casa para comidas rápidas

Si mantienes tu despensa llena de alimentos saludables, es mucho más fácil cocinar comidas saludables:

  • Ten a mano muchas verduras de larga duración como patatas, zanahorias y cebollas. o bolsas de verduras que puedes conservar en el congelador y tardarás un periquete en prepararlas.
  • Utiliza alimentos en grano entero como pasta integral, arroz integral, quinoa y cuscús integral con tus salteados, curry y guisos.
  • Come almendras, nueces y otros frutos secos (pero no salados o fritos) como tentempié o como parte de las comidas principales.
  • Usa tomates,  maíz y otras verduras que viene en lata para ahorrar tiempo en prepararlas.
  • Come pescado enlatado como atún, salmón y sardinas para obtener proteínas (es conveniente que busques que sea natural). Las legumbres, lentejas y garbanzos ya cocidos también son buenas fuentes de proteínas.

Ideas para la preparación de alimentos

Aquí hay algunos consejos para preparar alimentos y ahorrarte tiempo y molestias:

  • Prepara y cocina las comidas a granel y congélalas, por ejemplo, guisos y sopas.
  • Guarda las sobras para usarlas en bocadillos .
  • Ahorra en la lavandería cocinando comidas de una sola olla como sopas, curry y guisos.
  • Compra verduras y carne ya cortada en cubos.

Revisa nuestra sección de recetas para obtener más ideas de comidas rápidas, sabrosas y saludables.

Ejercicio y salud física: consejos para los padres

Como padres ocupados, puede que os resulte difícil encajar el ejercicio en el día a día. Al final del día – a veces incluso al principio! – puede que te sientas cansado y quieras descansar cada vez que puedas.

¿Pero sabías que la actividad puede aumentar tus niveles de energía y hacerte sentir mejor?

Si tienes poco tiempo, la forma más fácil es encajar la actividad física en las actividades cotidianas . Esto podría ser salir a caminar con tu hijo, jugar con una pelota juntos en el parque, o caminar al supermercado para comprar algunos artículos en lugar de ir conduciendo.

escalers

 

 

El movimiento es lo que importa,sólo con 30 minutos de ejercicio físico al día, levantarán tu energía y te ayudarán a mejorar tu salud.

 

 

Hay otras buenas razones para mantenerse activo:

  • relajación
  • disfrute social – la actividad a menudo te da la oportunidad de ponerse al día, hacer deporte o salir a pasear con otros
  • satisfacción personal con tu propia salud y bienestar
  • la oportunidad de que tu hijo se involucre y sea más activo también.
Verduras: animar a los niños a comer verduras

Verduras: animar a los niños a comer verduras

Por qué comer verduras es importante para los niños

Las verduras aportan energía, vitaminas, antioxidantes, fibra y agua. Le ayudan a protegerse contra enfermedades más adelante en la vida, incluyendo enfermedades cardíacas, derrames cerebrales y algunos tipos de cáncer. Una dieta saludable significa comer muchas verduras , además de una amplia variedad de los otros grupos principales de alimentos.

Los expertos recomiendan tomar mínimo 5 raciones de frutas y verduras al día.

Si a tu hijo le cuesta comer verduras, es importante que sigas trabajando en ello. Si lo ayudas a desarrollar hábitos alimenticios saludables ahora, establecerá hábitos saludables para toda la vida.

Los consejos que te presentamos a continuación pueden ayudarte a incluir más verduras en la dieta de tu familia.

Para obtener más información, puedes leer nuestros artículos sobre alimentación y nuestros post de recetas que te darán nuevas ideas para una alimentación saludable.

Consejo 1: dar un buen ejemplo con las verduras

La mejor manera de animar a tu peque a comer verduras es dejar que te vea comiendo y disfrutando de ellas.

Las comidas en familia son un buen momento para enseñar a tu hijo a comer sano, incluyendo el consumo de verduras. Los alimentos para la familia como las patatas asadas, el curry, los asados y las pastas saben muy bien con más verduras. Un plato de ensalada es una opción rápida y sabrosa también. Si tu hijo te ve a llenando platos con verduras para disfrutar, probablemente querrá copiarte.

Consejo 2: sigue probando con las verduras

Es normal que los niños digan que no les gustan las verduras cuando las prueban por primera vez. Si tu hijo dice que no le gustan las verduras – o no le gusta una nueva verdura – sigue ofreciéndoselas a la hora de la comida y probar distintas formas de cocinarla. También siga alentándolo a probarlas.

Tu peque probablemente cambiará de opinión sobre las verduras con el tiempo. Algunos niños necesitan probar un nuevo alimento hasta 10 veces antes de aceptarlo, y otras 10 veces antes de decidir que les gusta.

Consejo 3: utiliza elogios cuando pruebe las verduras

Si elogias a tu hijo cada vez que come o prueba las verduras, es más probable que vuelva a comer verduras. Los elogios funcionan mejor cuando le dices exactamente lo que hizo bien – por ejemplo, “¡Noa, me encanta que hayas probado tu calabaza y tu brócoli!

Sin embargo, trata de no dejar que los elogios se conviertan en el centro de la comida. Tu objetivo es animar a tu hijo a comer verduras porque le gustan, no porque quiera elogios y recompensas por tu parte.

Castigar a tu peque por no comer verduras puede convertir las verduras en algo negativo. Si tu hijo se niega a comer, lo mejor es quitarle la comida después de unos 20 minutos. Trata de no hacer un gran problema de esto – sólo inténtalo de nuevo en otro momento.

No es una buena idea decir cosas como, “Si te comes el brócoli, puedes comer un poco de helado de postre”. Esto puede hacer que tu hijo se interese más por las golosinas que por los alimentos saludables.

Consejo 4: haz que tu hijo se involucre en la cocina con verduras

Si haces que tu hijo participe en la planificación y la preparación de comidas familiares con verduras, es más probable que quiera comer las verduras que ha ayudado a preparar.

Por ejemplo, podría dejar que:

cocinando verduras

 

Los niños mayores pueden ayudar a rallar o cortar las verduras cuando creas que pueden manejar con seguridad herramientas de cocina más afiladas.

 

Lleva a los niños de compras contigo cuando puedas. Ver muchas verduras diferentes puede hacer que los niños sean más curiosos e interesados en probarlas.

Consejo 5: ofrecer verduras como aperitivos

Las verduras son un gran aperitivo. Si se abastece de verduras para los tentempiés y se limitan los tentempiés poco saludables en casa, tu hijo tendrá más probabilidades de elegir verduras cuando tenga hambre.

Aquí hay algunas ideas de aperitivos vegetales:

  • Guarda un recipiente con verduras picadas, como pepino, zanahorias o pimiento, en la nevera. Un tazón de tomates cherry en el banco es otra opción.
  • Ofrece a los niños mayores guisantes congelados, pero ten en cuenta que pueden ser un peligro de asfixia para los niños más pequeños.
  • Sirve palitos de verduras con salsa, yogur natural, hummus, aguacate, queso o pan de pita integral.

Consejo 6: ir por la variedad, el sabor y la diversión de las verduras

Intente elegir verduras de diferentes formas, colores, texturas y sabores; cuanta más variedad haya, más probable es que tu peque encuentre algo que le interese comer. Si le sirve verduras nuevas con alimentos que le gusten, no se centrará en las verduras nuevas.

pizza verdura

Recuerda que el sabor importa. Por ejemplo, puedes probar asar verduras con hierbas frescas y zumo de limón o usar brócoli en rodajas finas en un salteado, mezclado con pasta o en una pizza. Esto probablemente atraerá más a tu hijo que los grandes trozos de verduras al vapor.

También puedes divertirte con las verduras, especialmente con los niños pequeños. Puede que quieras hacer una cara de verdura para un plato de aperitivo – zanahoria rallada para el pelo, tomates cherry para los ojos, una judía para la nariz y tiras de pimiento para la boca.

Consejo 7: introducir las verduras en las comidas de otras maneras

A corto plazo, puede disfrazar las verduras en alimentos que sabes que le gusta comer. Por ejemplo, puedes incluir puré o verduras ralladas en la salsa para pasta o en las sopas.

Sin embargo, esto no cambiará el comportamiento y la forma de pensar de tu hijo sobre las verduras, por lo que también es importante dárselas regularmente en su forma original. Al hacer esto, tu peque tiene la oportunidad de familiarizarse y aprender a gustar de diferentes sabores y texturas.

Cuento: Un bicho extraño

    Identificar las distintas partes del cuerpo. Saber situar las partes del cuerpo. Estimular el desarrollo de la imaginación para descubrir el animal del que se trata. Descarga el material para contar el cuento pulsando aquí. Descarga el material para la actividad...

Lavado de frutas y verduras con los peques

Lavado de frutas y verduras con los peques

 

Lavar la fruta y la verdura: por qué es una buena actividad de aprendizaje para los niños y niñas

El lavado de frutas y verduras con los peques puede ser una forma divertida de hacerlo:

  • presentar  nuevas palabras como “pimiento”, “calabacín” y “ciruela”
  • introducir a los conceptos numéricos como la forma, el tamaño y el peso
  • desarrollar habilidades de pensamiento
  • explorar su entorno cotidiano
  • aprender sobre la higiene diaria y los alimentos saludables.

Lo que necesitas para lavar la fruta y la verdura

Para esta actividad, debes involucra a tu hijo en el lavado de las frutas y verduras después de que las traiga a casa desde el mercado o el supermercado.

Cuanto más frutas y verduras tengas, mejor.

Necesitarás un lavabo y un grifo, y un poco de tiempo extra para que su hijo pueda ayudarte a lavarlas.

Al ser una actividad que vamos a realizar con niños y niñas pequeños sólo vamos a utilizar agua, pero debes recordar que ésta no es suficiente para su correcta desinfección. Una forma muy recomendada es utilizar lejía (debe de especificar que sea apta para la desinfección de agua). Añadiremos 4,5 ml (una cucharada de postre) por cada 3 litros de agua y sumergimos las piezas durante 5 minutos, a continuación, aclaramos con abundante agua.

Cómo hacer que lavar frutas y verduras con los peques se convierta en una actividad de aprendizaje

Aquí está cómo empezar :

  • Llena el fregadero  con agua limpia y fresca para lavar las frutas y verduras.
  • Asegúrate de que tu peque pueda ver y alcanzar. Puedes utilizar un taburete para que se siente si es necesario.
  • Muéstrale cómo lavar una fruta o verdura echándola al agua y frotando suavemente la piel con las manos.
  • Saque la fruta o verdura del agua y séquela.

Una vez que tu peque entienda lo que está haciendo, puedes dejarlo explorar. Observa lo que hace e introduzca palabras y conceptos hablando y haciendo preguntas. Por ejemplo:

  • Hablando de colores. Pídele que nombre los colores de las frutas y verduras.
  • Habla sobre la forma, el tamaño y la textura. Puedes comparar cosas, por ejemplo, “¿Qué tomate es más grande?” y “Esta zanahoria es más larga que este pepino”.
  • Explorar la flotación y el hundimiento. Pídele que adivine si algo flotará o se hundirá antes de ponerlo en el agua.
  • Habla de las partes de la planta de las que proviene el producto. La espinaca es una hortaliza de hoja, los rábanos y las zanahorias son raíces, y los tomates son frutas (¡incluso si no tienen un sabor dulce!).

Adaptación para esta actividad de aprendizaje para niños de diferentes edades

Ten en cuenta los intereses y la capacidad de atención de tu  pequeño . Si le gusta chapotear en el fregadero puedes darle unos cuantos trozos de zanahorias o manzanas para que los lave y los manipule, y luego tome el relevo cuando haya tenido suficiente.

Puede desafiar a tu hijo mayor con preguntas más complejas mientras lava la fruta y la verdura – por ejemplo, “¿Por qué crees que las plantas necesitan hojas? También puedes usar el tiempo para charlar sobre tus frutas y verduras favoritas, o las comidas que planeas hacer con los productos.

Te puede interesar

¿Qué es la leche de fórmula?

¿Qué es la leche de fórmula para bebés? La mayoría de las fórmulas para bebés están hechas de leche de vaca que ha sido modificada para que se adapte a las necesidades nutricionales de tu bebé. Pero no es lo mismo que la leche de vaca. Por qué los bebés...

Lactancia materna

Beneficios la lactancia materna La leche materna es una maravilla, una comida completa, lista cuando y donde quieras. La mayoría de las madres pueden amamantar si tienen la información, el apoyo y el cuidado adecuados. Leche materna: lo que dicen los...