Lavado de frutas y verduras con los peques

[et_pb_section bb_built=”1″][et_pb_row][et_pb_column type=”4_4″][et_pb_text]

 

Lavar la fruta y la verdura: por qué es una buena actividad de aprendizaje para los niños y niñas

El lavado de frutas y verduras con los peques puede ser una forma divertida de hacerlo:

  • presentar  nuevas palabras como “pimiento”, “calabacín” y “ciruela”
  • introducir a los conceptos numéricos como la forma, el tamaño y el peso
  • desarrollar habilidades de pensamiento
  • explorar su entorno cotidiano
  • aprender sobre la higiene diaria y los alimentos saludables.

Lo que necesitas para lavar la fruta y la verdura

Para esta actividad, debes involucra a tu hijo en el lavado de las frutas y verduras después de que las traiga a casa desde el mercado o el supermercado.

Cuanto más frutas y verduras tengas, mejor.

Necesitarás un lavabo y un grifo, y un poco de tiempo extra para que su hijo pueda ayudarte a lavarlas.

Al ser una actividad que vamos a realizar con niños y niñas pequeños sólo vamos a utilizar agua, pero debes recordar que ésta no es suficiente para su correcta desinfección. Una forma muy recomendada es utilizar lejía (debe de especificar que sea apta para la desinfección de agua). Añadiremos 4,5 ml (una cucharada de postre) por cada 3 litros de agua y sumergimos las piezas durante 5 minutos, a continuación, aclaramos con abundante agua.

Cómo hacer que lavar frutas y verduras con los peques se convierta en una actividad de aprendizaje

Aquí está cómo empezar :

  • Llena el fregadero  con agua limpia y fresca para lavar las frutas y verduras.
  • Asegúrate de que tu peque pueda ver y alcanzar. Puedes utilizar un taburete para que se siente si es necesario.
  • Muéstrale cómo lavar una fruta o verdura echándola al agua y frotando suavemente la piel con las manos.
  • Saque la fruta o verdura del agua y séquela.

Una vez que tu peque entienda lo que está haciendo, puedes dejarlo explorar. Observa lo que hace e introduzca palabras y conceptos hablando y haciendo preguntas. Por ejemplo:

  • Hablando de colores. Pídele que nombre los colores de las frutas y verduras.
  • Habla sobre la forma, el tamaño y la textura. Puedes comparar cosas, por ejemplo, “¿Qué tomate es más grande?” y “Esta zanahoria es más larga que este pepino”.
  • Explorar la flotación y el hundimiento. Pídele que adivine si algo flotará o se hundirá antes de ponerlo en el agua.
  • Habla de las partes de la planta de las que proviene el producto. La espinaca es una hortaliza de hoja, los rábanos y las zanahorias son raíces, y los tomates son frutas (¡incluso si no tienen un sabor dulce!).

Adaptación para esta actividad de aprendizaje para niños de diferentes edades

Ten en cuenta los intereses y la capacidad de atención de tu  pequeño . Si le gusta chapotear en el fregadero puedes darle unos cuantos trozos de zanahorias o manzanas para que los lave y los manipule, y luego tome el relevo cuando haya tenido suficiente.

Puede desafiar a tu hijo mayor con preguntas más complejas mientras lava la fruta y la verdura – por ejemplo, “¿Por qué crees que las plantas necesitan hojas? También puedes usar el tiempo para charlar sobre tus frutas y verduras favoritas, o las comidas que planeas hacer con los productos.

[/et_pb_text][et_pb_divider _builder_version=”3.11.1″ /][et_pb_text _builder_version=”3.11.1”]

Te puede interesar

[/et_pb_text][et_pb_blog _builder_version=”3.11.1″ posts_number=”3″ include_categories=”6″ fullwidth=”off” /][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]

Deja un comentario

Arriba
DEJAR EL PAÑAL DESDE EL CARIÑO Y LA COMPRENSIÓN

Descarga gratis nuestro ebook con consejos y recursos para acompañar a tu peque.

Abrir chat
1
Hola, 👋, ¿en que podemos ayudarte?