Vitamina D en los niños

La vitamina D nos ayuda a absorber el calcio que necesitan los huesos para crecer, desarrollarse y mantenerse fuertes. Los niños obtienen la mayor parte de la vitamina D de la luz solar, así como una pequeña cantidad de algunos alimentos.

Por qué los niños y los adultos necesitan vitamina D

Los niños y los bebés desde que se están desarrollando en el útero necesitan vitamina D para el crecimiento y desarrollo de los huesos. La vitamina D nos ayuda a absorber el calcio.La deficiencia grave de vitamina D puede causar raquitismo, retraso en el desarrollo motor, debilidad muscular, dolores y molestias, y fracturas.

La deficiencia de vitamina D en los adultos también se ha relacionado con la osteoporosis, algunos cánceres, enfermedades cardíacas y diabetes.Si las mujeres no obtienen suficiente vitamina D durante el embarazo, sus hijos pueden desarrollar hipocalcemia neonatal (no hay suficiente calcio en la sangre) o raquitismo más adelante en la infancia.

La vitamina D y la luz del sol

Tu hijo necesita la luz del sol en su piel para que su cuerpo produzca vitamina D. Obtiene alrededor del 80% de su vitamina D de esta manera.Los científicos no están seguros de cuánto sol necesitan los niños para obtener buenos niveles de vitamina D. Pero sí se sabe que la cantidad de sol que tu hijo necesita depende de el lugar donde vives y la época del año .

También depende un poco del color de la piel. Las personas con piel naturalmente muy oscura necesitan de 3 a 6 veces más sol para producir vitamina D que la cantidad que necesitan las personas de piel clara.

¿Cuánto sol es suficiente?

Exponerse al sol entre 5 y 30  minutos dos veces a la semana aporta los niveles necesario de vitamina D.

Sé inteligente con el sol

No importa dónde vivas, tienes que tener cuidado con la cantidad de sol que tu hijo recibe en su piel. Demasiado sol puede provocar quemaduras, daños en la piel e incluso cáncer de piel. Por eso es importante usar protección solar.

protección solar
Pincha en la imagen si quieres más información de cómo protegerte del sol.

Durante el verano, especialmente entre las 12 de la mañana y las 6 de la tarde, asegúrate de que tu hijo esté seguro al sol con protector solar, un sombrero, gafas de sol, ropa que lo mantenga alejado del sol y acceso a mucha sombra.

La vitamina D y los alimentos

La mayoría de los niños no obtendrán suficiente vitamina D sólo con la comida. Pero los alimentos con mucha vitamina D pueden añadir a la vitamina D que su hijo obtiene del sol.

Los alimentos que contienen naturalmente vitamina D incluyen pescados grasos frescos (salmón, arenque, caballa y sardinas), hígado, algunos hongos y yemas de huevo.

Algunos alimentos tienen vitamina D añadida. Estos incluyen algunos productos lácteos bajos en grasa, cereales de desayuno y margarina. Todas las fórmulas infantiles contienen vitamina D.

Tu hijo puede aumentar los beneficios que obtiene de estar al sol cada día haciendo algo de actividad física mientras está fuera. Esto se debe a que el ejercicio diario ayuda al cuerpo de tu hijo a producir vitamina D.

Deficiencia de vitamina D

Los niños pueden correr el riesgo de sufrir una deficiencia de vitamina D si..:

  • mantienen toda su piel cubierta
  • pasan la mayor parte del tiempo en el interior y no reciben mucho o nada de sol
  • tienen una condición que afecta a la forma en que el cuerpo controla los niveles de vitamina D – por ejemplo, enfermedad hepática, enfermedad renal, condiciones que causan problemas de absorción de alimentos (como la enfermedad celíaca o la fibrosis quística), y algunos medicamentos pueden afectar a los niveles de vitamina D
  • tienen una piel más oscura
  • han sido amamantados durante mucho tiempo y tienen una madre con baja vitamina D.

Los signos de deficiencia de vitamina D incluyen raquitismo, retraso en el desarrollo motor, debilidad muscular, dolores y molestias y fracturas.

Tratamiento de la deficiencia de vitamina D

Habla con su médico de cabecera o pediatra si le preocupan los niveles de vitamina D de tu hijo, o si estas embarazada y crees que puedes tener un nivel bajo de vitamina D.

El médico puede realizar un análisis de sangre, que es la mejor manera de comprobar los niveles de vitamina D.

Para deficiencias leves , su médico podría indicar que se necesita tomar un poco más de sol.

Si tu o tu hijo tenéis una deficiencia grave de vitamina D , el médico podría recomendarle tomar suplementos de vitamina D, así como tomar más sol.

También puedes hablar con un dietista sobre los suplementos de vitamina D.

Vitamina D, embarazo y lactancia

Las reservas de vitamina D de un bebé suben durante el desarrollo en el útero y bajan después del nacimiento hasta que el bebé comienza a obtener vitamina D de la luz solar junto con la dieta.

Los bebés lactantes no obtienen mucha vitamina D de la leche materna, porque la leche materna no tiene mucha. Y si una madre lactante tiene poca vitamina D, puede que no transmita suficiente vitamina D a su bebé.

Se recomienda que los bebés tomen un suplemento de vitamina D de 400 Unidades Internacionales UI o 10 microgramos (μg) al día.

Deja un comentario

Arriba
DEJAR EL PAÑAL DESDE EL CARIÑO Y LA COMPRENSIÓN

Descarga gratis nuestro ebook con consejos y recursos para acompañar a tu peque.

Abrir chat
1
Hola, 👋, ¿en que podemos ayudarte?