Cómo equilibrar el trabajo con la vida personal y familiar

¿Qué es el equilibrio entre el trabajo y la vida privada?

El equilibrio entre el trabajo y la vida privada es la relación entre el trabajo y las demás cosas importantes de la vida, como la familia, el deporte y la vida social, las tareas domésticas, los compromisos voluntarios, etc. Si sientes que tienes tiempo suficiente para todas estas cosas en tu vida, probablemente tengas un buen equilibrio entre el trabajo y la vida privada.

No hay una fórmula universal para el equilibrio entre el trabajo y la vida privada. Es diferente para cada uno, porque cada situación familiar es diferente y única. Y también es probable que cambie a medida que cambien tu trabajo, tu familia y otras responsabilidades.

Con expectativas realistas, y algo de ensayo y error, es probable que encuentres un enfoque que te ayude junto a tu familia a lograr el equilibrio entre el trabajo y la vida privada a largo plazo.

Equilibrio entre trabajo y vida: por qué es bueno

Bien por ti

Encontrar un equilibrio entre trabajo y vida significa que es probable que te sientas..:

  • menos estresado y cansado
  • más control de tu tiempo
  • mejor capacidad para tomar decisiones y cumplir con los compromisos
  • más saludable.

Y una vida familiar bien equilibrada puede ayudar a prevenir el agotamiento en el trabajo también.

Bueno para los niños

Para desarrollarse y aprender, los niños necesitan una atención cálida y amorosa y tiempo de calidad . Un tiempo de calidad es cuando estás física y emocionalmente presente con tu hijo. Un equilibrio entre el trabajo y la vida privada puede ayudarte a hacer este tiempo para tu peque.

Bueno para tus relaciones

El tiempo de calidad que pasamos juntos es el fundamento de todas las relaciones, por lo que un buen equilibrio entre el trabajo y la vida privada te da el tiempo y la energía para desarrollar mejores relaciones con tu hijo y tu pareja.

Cómo el trabajo y la vida familiar pueden desequilibrarse

El trabajo puede ser un obstáculo para pasar suficiente tiempo – y suficiente tiempo de calidad – con tu familia.

El tiempo que pasas trabajando es obviamente tiempo que no pasas con tus hijos. Trabajar muchas horas puede significar que llegas a casa después de que tus hijos estén en la cama, o que te vas antes de que se despierten. Es posible que apenas los veas durante la semana. Y si traes el trabajo a casa, esto puede afectar la cantidad de tiempo que tienes con tus hijos también.

El trabajo también puede tener un efecto negativo en el tiempo que pasas con tus hijos. Puede que estés en casa, pero tu mente puede estar en el trabajo. Puedes estar pensando en algo que ocurrió durante el día, o seguir concentrándose en un problema, por ejemplo.

Por qué los niños necesitan que te desconectes del trabajo cada día

Los niños suelen necesitar más tu atención al final del día, justo cuando puede ser muy difícil para ti prestarla. Puede que quieran contarte todas las noticias del día o pedirte ayuda con algo.

Y los niños también pueden tener días malos, tal vez en la guardería o en la escuela. Puede que necesiten tu simpatía o consejo, o que quieran que les escuches mientras se desahogan. Los niños más pequeños suelen estar cansados, malhumorados o hambrientos cuando todos están en casa. Puede que sólo necesiten que los abraces.

Puede ser un malabarismo difícil cuando estás preparando la cena y preparándote para el día siguiente. Pero puede valer la pena tomarse el tiempo para detenerse, escuchar y conectar con tu hijo . Esto le asegura a los niños que son queridos, que están a salvo y que están seguros – y podría ayudarles a todos a relajarse y a sentirse mejor.

Cuando estás ocupado, estresado o estirado al límite, puedes fácilmente caer en la idea de que prestar atención a tu hijo es sólo otro trabajo o responsabilidad. En cambio, puede ayudar a pensar en lo maravilloso que es tener un hijo con el que volver a casa y compartir el mundo.

Nuevos arreglos de trabajo para un mejor equilibrio entre trabajo y vida

Cuando eres un progenitor que trabaja, tal vez quieras considerar arreglos de trabajo para la familia. Trata de averiguar qué políticas favorables a la familia tiene tu jefe mirando el convenio de tu trabajo o hablando con tus compañeros. Luego habla con tu jefe sobre ello.

Las opciones podrían incluir:

  • trabajar con horarios flexibles – por ejemplo, puede llegar tarde y trabajar hasta tarde o viceversa, lo que puede facilitar llevarlos al cole o las cenas en familia.
  • trabajando desde casa.
  • trabajando menos horas – por ejemplo, trabajando a tiempo parcial o compartiendo el trabajo.

No importa lo que hagan tus amigos o lo que otros piensen que debes hacer, elige la opción que sea mejor para tu familia.

Cambiar los hábitos de trabajo

Cuando tengas hijos, puede que te ayude replantearte tus hábitos de trabajo para que todo encaje . Aquí hay algunas ideas:

  • Revisa el día de trabajo en tu mente antes de salir del trabajo. Esto puede ayudarte a pasar gradualmente a pensar en el hogar y la familia.
  • Si tu familia y los arreglos de cuidado lo permiten, considera quedarte un poco más de tiempo en el trabajo para terminar una tarea en lugar de llevarla a casa. Sin embargo, las horas más largas pueden no ser la mejor opción a largo plazo.
  • Trata de organizar tu trabajo de manera que asumas las tareas más difíciles al principio del día, en vez de al final.
  • Tómate un momento en el día de trabajo para sentirte conectado con su hijo. Esto puede ser tan simple como mirar una foto o pensar en algo especial que hayáis hecho juntos recientemente. Esto puede ayudarte a recordar la razón por la que estás tratando de lograr un equilibrio entre el trabajo y la vida privada.
  • Intenta establecer algunos límites en cuanto a la cantidad de trabajo que harás en casa, incluyendo límites para revisar y responder a los correos electrónicos o llamadas telefónicas.

Haciendo el cambio diario del trabajo a la casa

Puede que te sienta más preparado para conectar con tus hijos cuando llegas a casa si puedes poner el trabajo a descansar en tu cabeza. Prueba algunas de estas ideas de camino a casa:

  • Apaga el teléfono del trabajo y no hagas nada escuchando música, la radio o un podcast, leyendo o haciendo ejercicio – intenta caminar o ir en bicicleta a casa si puedes.
  • Piensa en formas de hacer que el tiempo de viaje sea más relajante. Por ejemplo, usar el transporte público o caminar si la situación lo permite.
  • Cambia tus pensamientos hacia tu hijo cuando vayas del trabajo a la casa.
  • Haz un simple ejercicio de atención, tal vez antes de salir del trabajo o en tu coche aparcado.

Y prepararse para la noche podría ser más fácil con estas ideas:

  • Tener un ritual o rutina para marcar el paso físico, mental y emocional del trabajo a la casa, del trabajador al progenitor. Puede ser algo tan simple como cambiarse de ropa de trabajo.
  • Habla con tu familia, incluyendo a los niños mayores, sobre los desafíos de la transición, especialmente durante los momentos de estrés en el trabajo. Ayúdales a ver las cosas desde tu perspectiva, intenta ver las cosas desde la suya y ten expectativas razonables sobre el tiempo personal y el tiempo familiar.
  • Si trabajas desde casa, trata de mantener tu área de trabajo separada de las áreas familiares. Ponga límites a las horas de inicio y fin, y se claro con sus compañeros y clientes sobre las horas en las que no está disponible.
  • Pídale a tu pareja, o a quien haya estado cuidando a tu hijo, que le cuente sobre el día de tu peque o cualquier cosa que haya sucedido que pueda afectar el humor de tu hijo. Esto puede ayudarte a prepararte para darle la atención que necesita.
No se han encontrado entradas.
Arriba
DEJAR EL PAÑAL DESDE EL CARIÑO Y LA COMPRENSIÓN

Descarga gratis nuestro ebook con consejos y recursos para acompañar a tu peque.

Abrir chat
1
Hola, 👋, ¿en que podemos ayudarte?