fbpx

¿POR QUE LOS NIÑOS/AS SE CHUPAN EL DEDO?

Chuparse el dedo o succión digital es un acto reflejo que tiene los niños/as desde el periodo intrauterino y que se mantiene durante los primeros meses o años de vida.  Es un reflejo de supervivencia que necesitamos para poder alimentarnos nada más nacer, y que además aporta tranquilidad y serenidad, por lo que es muy habitual encontrarnos con peques que se chupan los dedos, especialmente el pulgar.

Winnicott, pediatra, psicoanalista y psiquiatra infantil, especializado en este tema, denomina a este comportamiento como un objeto transicional, es decir, se utiliza el dedo como un objeto para cubrir la transición entre lo externo y lo interno, ejerciendo la función de un mediador simbólico.
Por ejemplo: Cuando una madre y el niño empiezan a separarse por motivos laborales, el bebe busca un sustituto que le aporte seguridad y confianza en los momentos de inseguridad, pudiendo ser un peluche, una mantita, o en este caso el dedo pulgar.

Por lo tanto, si es un acto innato de los bebes nada más nacer ¿Cuándo es realmente un problema que un niño/a se succione el dedo? Pues se convierte en un problema cuando se observa que, al transcurrir los primeros meses e incluso el primer año de vida, el niño/a no elimina esta acción, convirtiéndose en una adicción cada vez mas constante y continuada utilizada para autosatisfacerse y tranquilizarse que en la mayoría de las ocasiones vienen derivadas de situaciones de inseguridad emocional, aunque puede haber otras causas.

Para hacernos una idea alrededor del 80% de los peques se chupan el dedo en su etapa infantil, normalmente desde el mismo momento del nacimiento, pero numerosas investigaciones indican que más de la mitad de ese porcentaje dejan de hacerlo entre los 6-7 meses de edad, y más aun entre los 2-4 años, siendo únicamente el 6% de los niños/as los que continúan chupándose el dedo después de los 4 años de edad, considerándose ya una conducta no normalizada. Denominándose digitosucción o succión digital.

Por lo tanto, es aconsejable intentar quitar este hábito antes de los 3 años, para evitar consecuencias negativas.

Patologías provocadas por la succión digital:

  • Problemas mandibulares y maloclusión dental como la deformación del paladar, dientes y lengua.
  • Infecciones respiratorias, en boca, estomago e intestino.
  • Deformación en los dedos succionados.

Técnicas y estrategias para corregir el hábito

Para comenzar a eliminar el hábito de que el niño/a se chupe el dedo lo primero que se debe hacer es intentar detectar la causa que provoca esta acción, siendo las más habituales:

  • Como conciliador del sueño cuando el niño/a se siente muy cansado.
  • Como objeto tranquilizador en momentos de ansiedad o nerviosismo
  • Como acto reflejo ante el aburrimiento.

¡Atento a la frecuencia, duración e intensidad!

Es importante que cuando los familiares y educadores se planten eliminar este comportamiento estén decididos, sean pacientes y persistentes.

Las estrategias más adecuadas son:

  • Distracción: es un gran método para cuando la causa es derivada del aburrimiento, se puede proponer juegos que implique la utilidad de las manos, bailes, dibujar, etc., en cuanto se detecte que el niño/a vaya a chuparse el dedo.
  • Sustitución: esta estrategia es de gran utilidad para cuando la causa es tanto por nerviosismo o provocada por el sueño, se le puede proporcionar al peque un peluche, una mantita o un sonajero entre otros.
  • Refuerzo positivo: es una estrategia que es complementaria al resto de métodos y que debe aplicarse siempre. Consiste en felicitar y recompensar afectivamente al pequeño/a. También se les puede aportar pequeñas recompensas físicas como pegatinas y sellos entre otros, pero que deberán ir eliminándose progresivamente.
  • Recomendaciones sutiles: como por ejemplo aconsejarles que cuenten hasta tres si es que están nerviosos, dar un abrazo a papá o mamá si se encuentran tristes o solos…
  • Hablar del problema: cuando el niño/a ya es suficiente mayor como para entender la situación es aconsejable comentarles el cambio que se quiere conseguir, como se va a trabajar y demás, para que ellos vayan asimilando poco a poco el cambio y se puedan concienciar.
  • Otros métodos para casos de dificultad máxima son:
  • Poner una tirita o un esparadrapo en el dedo.
  • Aplicarles vinagre o zumo de limón (intentar evitar picantes que puedan provocar problemas gastrointestinales).
  • Esmalte amargo con certificado de calidad que puede conseguirse en farmacias.

¡¡Recordar!! no ejercer presión para no generar un alto nivel de estrés, al igual que se debe evitar avergonzarlos/as y regañarles ya que solo provocara un efecto negativo en los pequeños causándoles un sentimiento de vergüenza y frustración.

 

MARIA JOSÉ POZO MENDOZA