La anafilaxia en niños

Sobre la anafilaxia

La anafilaxia en niños es una reacción alérgica severa, que pone en peligro la vida.

La anafilaxia se produce cuando el niño/a reacciona a algo en el entorno llamado un alérgeno. Los alérgenos pueden ser algo como comida, picaduras de insectos o medicamentos.

Los alérgenos hacen que el sistema inmunológico libere histamina y otras sustancias en su cuerpo. Esto lleva a síntomas de anafilaxia en niños.

No todos los niños con alergias tendrán anafilaxis. Las reacciones alérgicas de leves a moderadas son mucho más comunes que la anafilaxia.

La anafilaxia en niños requiere atención médica urgente. Si tu hijo tiene una reacción anafiláctica, primero acuéstalo en posición horizontal o mantenlo sentado. No le dejes pararse o caminar. A continuación, utiliza un autoinyector de adrenalina como el EpiPen® si dispones de uno. Luego llama a una ambulancia – llame al 112.

chica con adrenalina

Síntomas de la anafilaxia en niños

Si tu hijo tiene una reacción alérgica grave, puede presentar uno o más de los siguientes signos o síntomas:

  • respiración difícil o ruidosa
  • hinchazón de la lengua
  • tensión en la garganta
  • Dificultad para hablar y/o voz ronca o llanto
  • una sibilancia o tos persistente
  • mareos o desmayos persistentes
  • palidez y flacidez (en niños pequeños).

Si tu hijo tiene anafilaxis causada por picaduras de insectos, también podría tener dolor de estómago y vómitos.

A veces, una reacción anafiláctica puede parecer una reacción leve al principio, pero empeorará rápidamente. Por lo tanto, si tu hijo tiene alergias, es importante que lo vigiles de cerca siempre que tenga una reacción alérgica.

La anafilaxia suele ocurrir a los pocos minutos de que se exponga al alérgeno. Pero a veces puede ocurrir hasta una o dos horas después.

Pruebas de anafilaxis

Si crees que tu hijo corre el riesgo de sufrir anafilaxis, es importante obtener un diagnóstico . Esto significa que el médico deberá identificar qué es lo que está causando que tenga una reacción alérgica.

Para iniciar el proceso de diagnóstico de la alergia, puedes hablar con el pediatra, que puede remitir a tu hijo a un especialista en alergias e inmunología para que le hagan pruebas de alergia.

Cuando tu hijo tenga un diagnóstico confirmado de alergias, puede prepararse para manejar todo tipo de reacciones alérgicas, incluida la anafilaxis.

La mayoría de los niños con alergias al huevo, la leche de vaca, el trigo o la soja superan sus alergias para cuando tienen 5-10 años. Esto es así incluso si tu hijo ha tenido una reacción alérgica grave previa a estos alérgenos. Las alergias al cacahuete, los frutos secos, el pescado y los mariscos tienen más probabilidades de durar toda la vida.

Tratamiento de la anafilaxia en niños

La adrenalina se utiliza para tratar la anafilaxia. Funciona muy rápidamente para revertir los síntomas de la anafilaxia.

Si tu hijo está en riesgo de anafilaxis, es probable que le prescriban un autoinyector de adrenalina – por ejemplo, EpiPen®.

Si le recetan un autoinyector de adrenalina, es importante que varias personas del entorno aprendan cómo y cuándo usarlo. La capacidad de tu hijo para usarlo dependerá de su edad y desarrollo. Debéis llevar el autoinyector de adrenalina en todo momento.

Si crees que tu hijo tiene una reacción alérgica grave, es más seguro administrar el autoinyector de adrenalina que esperar a ver si los síntomas de su hijo empeoran. No administrar el autoinyector de adrenalina puede ser más perjudicial que hacerlo, aunque no sea necesario.

Manejo de la anafilaxia en niños

niño con manchas de alergia

Todavía no hay una cura efectiva para las alergias, pero muchos niños crecen con ellas. Y puedes tomar algunas medidas para facilitaros la vida con la anafilaxia.

Evita el alérgeno

Es muy importante evitar el alérgeno que causa la anafilaxia. Esto puede ser un desafío, pero hay cosas importantes que puede hacer para ayudarlo.

Esto es lo que puede hacer si tu hijo tiene una alergia alimentaria :

  • Lee las etiquetas de todos los alimentos. Ten en cuenta que algunos alimentos alergénicos tienen nombres diferentes, por ejemplo, la proteína de la leche de vaca puede llamarse “suero” o “caseína”. Por ley, los 10 alérgenos más comunes deben aparecer claramente en las etiquetas de los alimentos: leche de vaca, soja, huevo, trigo, cacahuetes, frutos secos, sésamo, pescado, marisco y altramuz.
  • Ten cuidado cuando comas fuera. Pregunta qué ingredientes incluye cada plato, cómo se preparó, si ha tocado algún otro alimento, y si hay algún riesgo de contaminación cruzada. La mayoría de los restaurantes estarán encantados de decírtelo, pero puede que no sepan los ingredientes de algunos alimentos como las salsas.
  • Evita cualquier alimento o cubierto que pueda haber estado en contacto con el alérgeno. Esto incluye los bufetes y los baños maría (calentadores de alimentos). Incluso cantidades diminutas del alérgeno pueden hacer que tu hijo tenga una reacción grave.
  • Enseña a su hijo a no compartir la comida. Esto puede depender de la edad y de su capacidad de comprensión.

Esto es lo que hay que hacer si tu hijo es alérgico a picaduras de insectos :

  • No dejes que tu hijo camine descalzo por la hierba.
  • Evita vestirlo con colores brillantes.
  • Viste a tu hijo con camisas de manga larga y pantalones cuando puedas.
  • Enséñale a no beber de latas de refrescos abiertas al aire libre.

Si es alérgico a un medicamento , informe a su médico, farmacéutico o dentista antes de que reciba cualquier tratamiento o tome cualquier medicamento.

Deja que la gente sepa

Es importante que las personas clave, como la familia, los cuidadores, las niñeras y la escuela, sepan que tu hijo tiene una alergia grave. Es una buena idea que sepan cómo y cuándo usar el autoinyector de adrenalina.

Posibilidad de inmunoterapia con un alergólogo

Puedes hablar con su alergólogo o inmunólogo sobre la inmunoterapia, también llamada desensibilización. La inmunoterapia no está disponible actualmente para las alergias a los alimentos, pero se puede usar para tratar una alergia grave a las picaduras de insectos.

La inmunoterapia con alérgenos implica que un especialista le dé regularmente a tu hijo dosis cada vez mayores del alérgeno. Esto ayuda a tolerar mejor el alérgeno y reduce sus síntomas. Esta forma de tratamiento tarda de 3 a 5 años en completarse, pero suele ser muy eficaz.

Deja un comentario

Arriba
DEJAR EL PAÑAL DESDE EL CARIÑO Y LA COMPRENSIÓN

Descarga gratis nuestro ebook con consejos y recursos para acompañar a tu peque.

Abrir chat
1
Hola, 👋, ¿en que podemos ayudarte?