La distracción como estrategia de comportamiento

Usar la distracción como herramienta de gestión del comportamiento

La distracción es una estrategia simple que es buena para situaciones en las que el comportamiento puede ser un problema. Por ejemplo, esto podría ser cuando los niños:

  • se están poniendo de mal humor
  • han estado sentados durante mucho tiempo
  • tienen problemas para compartir o turnarse con los demás.

Señalar algo interesante, empezar un juego simple, poner caras graciosas… probablemente se te han ocurrido muchos trucos como estos para distraer a tu hijo.

La distracción suele funcionar. Así que es una gran opción para controlar el comportamiento en muchas situaciones.

mama mirando por la ventana con su bebé

Consejos para la distracción como estrategia de comportamiento

Aquí hay consejos de distracción que suelen funcionar para niños de todas las edades :

  • Darle a los niños algo más que hacer. Presentar una nueva actividad, juguete o juego, o incluso mostrar a los niños algo nuevo que puedan hacer con el juguete que ya tienen.
  • Cambiar la escena. Pon a los niños donde puedan ver cosas diferentes, o muévelos a un nuevo lugar ya sea dentro o fuera.
  • Pensar en el futuro. Tener algunas ideas para actividades divertidas. Podría ser tan simple como planear un juego en el exterior cuando se ve que los niños se aburren en el interior.
  • Cantar algunas canciones o rimas juntos. Esto puede ser útil cuando no puedes dejar de hacer lo que estás haciendo, como cuando estás conduciendo o cocinando.
  • Si estás fuera, lleva algunos juguetes o libros divertidos que puedas sacar cuando los necesites.

La distracción puede funcionar para niños mayores también. Aquí hay algunas ideas:

  • Cambiar el tema de la conversación.
  • Sugiere un simple juego o actividad. Por ejemplo, sugiere que prueben un rompecabezas o un juego de Uno si dicen que no tienen nada que hacer.
  • Sugiere un descanso cuando las cosas no van bien. Por ejemplo, podrías decir: “Parece que te sientes frustrado con tu dibujo”. ¿Qué tal si en vez de eso haces un puzle?

Si sientes que tu hijo está aburrido y necesita distracción, ¿por qué no animarlo a que se le ocurran sus propias ideas? Aprovechar al máximo el aburrimiento puede ser genial para su creatividad y su capacidad de resolver problemas.

Cuándo no utilizar la distracción

La distracción funciona mejor cuando la conducta de tu hijo en ese momento va por mal camino y puede que esté a punto de hacer algo malo o molesto.

La distracción no ayudará si:

  • ha herido a alguien
  • está en mitad de un berrinche
  • está muy alterado.

papa y niña enfadada

En situaciones como estas, es mejor tratar el comportamiento directamente.

Por ejemplo, si tu hijo ha hecho daño a otro niño, puede ser tentador distraer a ambos con juguetes o actividades. Pero esto no le ayuda a entender que no está bien lastimar a otras personas. Puede ser mejor utilizar el tiempo de espera, siempre que sea lo suficientemente mayor para entender esta consecuencia.

Además, tratar de distraer cuando se tiene una rabieta podría enviar el mensaje de que sus fuertes sentimientos no son importantes. Es mejor manejar las rabietas reconociendo los sentimientos.

Deja un comentario

Arriba
DEJAR EL PAÑAL DESDE EL CARIÑO Y LA COMPRENSIÓN

Descarga gratis nuestro ebook con consejos y recursos para acompañar a tu peque.

Abrir chat
1
Hola, 👋, ¿en que podemos ayudarte?