conjuntivitis en bebés y niños

La conjuntivitis

La conjuntivitis en bebés y niños es una inflamación del revestimiento del ojo sobre el globo ocular y dentro de los párpados.

Una infección por una bacteria o un virus puede causar conjuntivitis. La infección se produce fácilmente, especialmente si el ojo ya está irritado. A veces se puede desarrollar conjuntivitis como parte de un resfriado.

La conjuntivitis viral es muy contagiosa, pero la conjuntivitis bacteriana no lo es tanto.

También puede ser causada por una reacción alérgica . La conjuntivitis alérgica no es contagiosa.

La conjuntivitis es muy común en bebés y niños .

Síntomas de conjuntivitis

El ojo estará rojo, lloroso, dolorido o con picor. A veces habrá una secreción pegajosa amarilla o verde en el ojo, lo que hace que los párpados se peguen entre sí después de que tu peque se haya dormido. La piel alrededor de los ojos puede parecer hinchada.

En la conjuntivitis bacteriana o viral, uno o ambos ojos pueden estar afectados.

En la conjuntivitis alérgica, ambos ojos sentirán picazón y lagrimeo. También podría tener síntomas de fiebre del heno como picor de nariz y estornudos.

¿Acudir al pediatra si tu peque tiene conjuntivitis?

Es una buena idea visitar al pediatra cuando creas que tu hijo tiene una infección ocular.

Definitivamente debes llevarlo al médico si:

  • si no se resuelve después de 1-2 días, a pesar de limpiezas con suero ocular
  • la piel alrededor del ojo o el párpado se hincha, se enrojece y duele
  • tiene problemas de visión
  • tiene fiebre, no se alimenta bien o no tiene mucha energía.

Si tu bebé recién nacido tiene secreción pegajosa en los ojos, debes llevarlo al pediatra. Podría tener el conducto lagrimal obstruido.

bebé con conjuntivitis

Tratamiento

Empieza por mantener el ojo de tu hijo limpio . Lava el ojo suavemente varias veces al día con una gasa empapado en agua tibia para quitar mejor la suciedad. Se puede usar agua fresca del grifo. No es necesario hervirla ni añadirle sal al agua. También puedes usar suero o lágrimas después de la limpieza.

El pediatra te informará sobre el tratamiento adecuado para la conjuntivitis de tu peque. Si el médico cree que la infección está causada por una bacteria, puedes sugerirle que haga un frotis ocular para saber de qué bacteria se trata.

Podría recetar gotas o pomada antibiótica para los ojos durante varios días. Es posible que necesites ayuda para colocarlas en el ojo de tu hijo y alrededor de él, puedes pedir consejo a la enfermera. Es importante que sigas dándole la medicación a tu hijo durante varios días después de que los síntomas hayan desaparecido.

Si es alérgica, su pediatra podría recomendarle gotas oculares antihistamínicas. Es probable que también necesite evitar cualquier desencadenante alérgico.

Para detener la propagación de la conjuntivitis viral o bacteriana, lávate siempre las manos después de tocar los ojos de tu hijo y prepara una toalla aparte para que la use durante esos días. Lávale las manos a menudo e intenta evitar que se frote los ojos. No lo debes llevarlo a la guardería o la escuela hasta que la secreción ocular haya desaparecido por completo o te lo indique su pediatra.

Deja un comentario

Arriba
DEJAR EL PAÑAL DESDE EL CARIÑO Y LA COMPRENSIÓN

Descarga gratis nuestro ebook con consejos y recursos para acompañar a tu peque.

Abrir chat
1
Hola, 👋, ¿en que podemos ayudarte?