fbpx
Primeras palabras

Primeras palabras

¿Cuándo empiezan a hablar?

A partir de los 14 meses aproximadamente, cuando el niño empieza a andar, el lenguaje empieza a explotar. Comenzará usando palabras sueltas y pasará a formar frases sencillas. A esta edad también empieza a entender y a seguir peticiones simples, como “Tráeme tu libro” o “Dile adiós”.

Pero los niños pequeños a menudo no tienen las palabras para expresar grandes emociones o hablar de experiencias complejas. Con tu ayuda, comenzará a aprender a utilizar las palabras para comunicarse mejor.

Fomentar el habla

No necesitas “enseñar” a tu hijo a hablar. Aprenderá a través de las interacciones diarias , especialmente contigo.

Cuando estás con tu peque, se trata de disfrutar y fijarte en lo que le interesa a tu hijo . Entonces puedes hacer un comentario o una pregunta, y darle tiempo para que responda. Por ejemplo, si tu hijo señala una hormiga en el jardín, puedes decir, -Mira que hormiguita tan pequeña, es de color negro, ¿qué estará haciendo?. Entonces espera un poco y fíjate en como responde tu peque.

Cuando compartes momentos como estos, es importante que le des tiempo para encontrar palabras para sus ideas. Se trata de esperar a escuchar lo que dice, en lugar de tratar de poner palabras en su boca.

Y cuando tu hijo responda, es importante mostrar que realmente estás escuchando . Puedes hacerlo manteniendo mucho contacto visual y diciendo cosas como: “¿Crees que la hormiga va a dar un paseo?”. Sí, ¡ahí va!. Cuando haces esto, envías el mensaje de que lo que tu hijo dice es importante para ti.

Las interacciones simples y significativas como éstas animan a tu peque a hablar más y a usar más palabras. También le ayudan a comprender más sobre el patrón de las conversaciones.

Del lenguaje corporal a la palabra

Cuando son pequeños suelen utilizar el lenguaje corporal cuando no tienen las palabras para expresar ideas y sentimientos. Por ejemplo, tu peque seguramente tire de tus pantalones para que lo tomes, sacuda o asentir con la cabeza, o estire su brazo o señale para alcanzar algo que quiere.

Este es un buen momento para animarlo a usar palabras . Puedes hacerlo repitiendo lo que crees que quiere. Por ejemplo, parece que te has quedado con hambre, ¿quieres más manzana?

Puedes ayudarle a entender cómo las palabras, los sentimientos y el lenguaje corporal van juntos hablando de ellos y haciendo conexiones. Por ejemplo, “Gracias por avisarme de que el agua se ha caído en tu dibujo. Veo que estás muy triste porque tu cuaderno se ha estropeado”. Esto vincula el sentimiento con la palabra.

Comprender los sentimientos y poder hablar de ellos son pasos importantes hacia la autorregulación.

Consejos para estimular el habla

Aquí hay algunas ideas prácticas y cotidianas para que tu hijo estimule su habla y le ayude a aprender más palabras:

  • Podéis leer juntos y compartir historias. Los cuentos que tienen patrones de palabras, rimas e imágenes coloridas a menudo capturan el interés y la atención de los niños pequeños.
  • Canta canciones o recita rimas. Esto le ayuda a entender los diferentes sonidos de las palabras – y es divertido. Si necesitas ayuda para recordar la letra de las canciones y las rimas, echa un vistazo a nuestro cancionero.
  • Cuando juegues con tu peque, usa palabras para describir lo que está pasando, por ejemplo, “Empuja la pelota hacia mamá” y “¡Tienes la pelota!
  • Dale opciones usando palabras y objetos. Por ejemplo, puedes mostrarle dos pares de zapatos y decir: “Vamos a salir”. ¿Prefieres usar tus botas rojas o tus zapatos azules?
  • Cuando tu peque use palabras “inventados” como “aba”, repita la frase con la palabra correcta. Por ejemplo, “Sí, voy a darte agua”.

Estrategias para entender las palabras

Es fácil olvidar que los niños no entienden todo lo que decimos. Aquí hay algunas ideas para probar cuando tu hijo pequeño parece desconcertado por algo que has dicho:

  • Intenta decirlo de diferentes maneras. Por ejemplo, “Pon los bloques en la caja”;  “Aquí está la caja”; “Pon los bloques en ella”; o “Lleva los bloques a la caja, y ponlos dentro”.
  • Intenta usar las mismas palabras para describir las cosas. Si repites las mismas palabras, empezará a entenderlas. Por ejemplo, siempre puedes utilizar la palabra “pijama” cuando hables de lo que lleva tu peque a la cama.
  • Cuando des instrucciones, hazlo claro y limítalo a uno o dos pasos, por ejemplo, “Tapa lo rotuladores”. Luego: “guárdalos en la caja”.

Hable con su pediatra si no utiliza gestos como asentir con la cabeza o señalar con el dedo, o si no utiliza palabras para comunicarse.

Te puede interesar

Ciclos del sueño

¿Por qué es importante el sueño? El sueño restaura físicamente a los niños, los ayuda a crecer (cuando duermen, su cuerpo produce la hormona del crecimiento. Es una de las razones por las que en épocas de crecimiento rápido, duermen más). También les ayuda...

Cantar en un segundo idioma

Cantar en un segundo idioma: por qué es bueno para los niños Cantar es una forma divertida de ayudar a tu hijo a aprender y recordar las palabras y la estructura de las oraciones en un segundo idioma. Cuando tu peque canta canciones con palabras o coros...

Desarrollo de la imaginación en niños y niñas

Desarrollo de la imaginación en niños y niñas

Desarrollo de la imaginación

El juego simbólico comienza alrededor de los 15 meses. A tu peque le encantará jugar a ser un adulto, usando accesorios como ropa y sombreros viejos. Por ejemplo, puede imaginar que está conduciendo un autobús o sirviendo en una tienda.

Los niños aprenden copiando lo que hacen los demás – especialmente tu o los niños mayores. Por ejemplo, cuando tu hijo pequeño tenga dos años, puede jugar a que cocina la cena usando las hojas y la hierba que encuentra en el parque. O jugar a cambiar los roles y que tu seas el bebé y tu peque la mamá.

Al mismo tiempo, tu hijo también empezará a crear sus propios cuentos y juegos de fantasía . Puede ser de libros que habéis leído juntos o de experiencias que ha tenido, como ver un mono en el zoológico.

La música de todo tipo puede hacer que tu hijo imagine cosas fantásticas como volar o flotar en el espacio. Y se expresará cantando, bailando y moviéndose con sus canciones y rimas favoritas.

A esta edad, probablemente también disfrutará de los “juegos sucios” . Cavar en la arena, construir con barro, “ayudar” con la harina o apretar pintura entre los dedos de las manos y de los pies serán actividades que le encantarán.

¡Lo que disfrutará al jugar y chapotear en la bañera!. Una actividad muy divertida es probar lo que sus juguetes pueden hacer vertiendo agua de uno a otro, sumergiéndolos bajo el agua – ¡o usándolos para vaciar la bañera!. Recuerda siempre supervisar a tu hijo cuando esté cerca del agua. Los niños pequeños son curiosos por naturaleza y a menudo intrépidos, por lo que corren un riesgo especial de ahogarse.

Verás a tu peque expresando  cada vez más su imaginación e ideas en todo tipo de formas creativas. Te damos algunas ideas para compartir juntos esta etapa.

Jugar con ideas y actividades creativas

Es bueno dejar que tu peque dirija el juego, especialmente el juego abierto. Esto le da a tu hijo una gran oportunidad de usar su imaginación.

Puedes para animar a tu peque a poner su imaginación en acción con estas propuestas:

  • Leer cuentos y libros juntos de historias sobre lugares y criaturas maravillosas. Podéis hablar de la historia o preguntarle que cree que puede pasar a continuación.
  • Cantar rimas infantiles y animarlo a inventar sus propias canciones.
  • Hacer sonidos y ritmos con instrumentos musicales caseros.
  • Dibujar y garabatear con lápices de colores y papel y deja que tu hijo dibuje con su imaginación.
  • Visitar lugares favoritos o explorar zonas de la casa, como el cajón de las cacerolas, debajo de las camas,…
  • Prepara un espacio de juego especial en la casa. Esto puede ser tan simple como poner una tela sobre dos sillas o cortar una abertura en el lateral de una caja de cartón grande. Añade ropa de vestir o juegos de bloques para animar a tu hijo a inventar historias y juegos.

caja carton

Aquí hay algunas ideas divertidas para jugar al aire libre y estimular su imaginación:

  • Ir a dar un paseo por la naturaleza por ejemplo el parque, la montaña,  la playa – en cualquier lugar con nuevas vistas y sonidos para inspirar a tu peque.
  • ¡Mira hacia arriba! Describe las diferentes cosas que ves en el cielo – la luna, las estrellas y las nubes son fascinantes para tu niño.
  • Haz un cesto de los tesoros para tu peque, llena de objetos naturales para que los toque, sienta y use.
  • Intenta que juegue usando arena, barro, arcilla, plastilina o pinturas. Sólo asegúrese de que estos materiales no sean tóxicos, porque es probable que los dedos de su hijo pequeño terminen en su boca en algún momento.
  • Prepara un juego de agua. Un cubo de agua con burbujas y unos cuantos vasos de plástico son todo lo que se necesita. Añade algún colorante para alimentos para estimular la imaginación. Supervise siempre a tu hijo para que se divierta de forma segura con el agua.

Las pantallas vs juego imaginativo

Los expertos recomiendan que los niños menores de dos años no deben tener tiempo de pantalla. Esto se debe a que los niños muy pequeños aprenden y crecen mejor a través de experiencias del mundo real como el juego físico, el juego al aire libre, el juego creativo y el tiempo social con la familia y los amigos.

En el caso de los niños mayores de dos años, un enfoque equilibrado del tiempo de pantalla puede formar parte de un estilo de vida saludable.

En general, los acontecimientos clave del desarrollo ocurren en un orden similar, pero la edad en que ocurren puede variar para cada niño. Si te preocupa algún aspecto del desarrollo del juego de tu hijo, es una buena idea hablar con su pediatra o su tutora si va a una escuela infantil.

Te puede interesar

Ciclos del sueño

¿Por qué es importante el sueño? El sueño restaura físicamente a los niños, los ayuda a crecer (cuando duermen, su cuerpo produce la hormona del crecimiento. Es una de las razones por las que en épocas de crecimiento rápido, duermen más). También les ayuda...

Cantar en un segundo idioma

Cantar en un segundo idioma: por qué es bueno para los niños Cantar es una forma divertida de ayudar a tu hijo a aprender y recordar las palabras y la estructura de las oraciones en un segundo idioma. Cuando tu peque canta canciones con palabras o coros...

Actividades con plastilina

Actividades con plastilina

Actividades con plastilina: por qué son buenas para los niños

La plastilina es una maravillosa experiencia sensorial y de aprendizaje para los niños.

Mientras tu peque moldea la plastilina en una pelota o una serpiente, piensa de forma creativa. Los movimientos de apretar, pellizcar y tirar también fortalecen los músculos de su mano y desarrollan la motricidad fina.

Y si le dan algunas herramientas y juguetes para añadir a la actividad de la plastilina, puede realmente despertar su imaginación y  creatividad.

Lo que se necesita para las actividades con plastilina

Cómo jugar con plastilina

Se puede jugar con plastilina en cualquier lugar, pero es mejor sentado en una mesa. Esto da  una buena superficie de trabajo y puede evitar que las cosas se ensucien demasiado. Puedes utilizar un mantel individual de plástico si quieres mantener la superficie limpia.

Así es como se empieza:

  • Deja que tu peque experimente con la plastilina.
  • Muéstrele cómo rodar, estirar y aplanar la plastilina.
  • Habla de cómo siente la plastilina (tacto, aroma, colores,…) y de lo que está haciendo.

plastilona niños

Aquí hay ideas para ayudar a tu hijo a ser creativo con la plastilina:

  • Dale objetos para hacer patrones en la plastilina. Por ejemplo, podría usar un tenedor para hacer un patrón de puntos, presionar una concha marina en la plastilina, o hacer pistas con un coche de juguete.
  • Fomentar el juego imaginativo y simbólico con utensilios de horneado de fantasía. Por ejemplo, podría imaginar que está haciendo un pastel con la plastilina.
  • Puedes darle animales de plástico para que los use con la plastilina. Por ejemplo, podría hacer un lago para los patos, o hacer bolas con plastilina para hacer manzanas para un caballo.

Si estás haciendo tu propia plastilina, puedes hacer que tu hijo se involucre. Deja que mida, vierta y mezcle los ingredientes. Se sentirá entusiasmado y orgulloso de estar haciendo su propio juguete.(En nuestro apartado de recursos te damos más ideas).

 

Te puede interesar

chupar dedo

Mi hijo se chupa el dedo

¿POR QUE LOS NIÑOS/AS SE CHUPAN EL DEDO? Chuparse el dedo o succión digital es un acto reflejo que tiene ...
Leer Más
emociones en familia

Familias emocionalmente fuertes

Familias: lo que necesitan Las familias emocionalmente fuertes generalmente tienen algunas cosas en común: seguridad emocional y física mucha calidez, ...
Leer Más
rutinas

Rutinas: cómo y por qué funcionan

Rutinas: lo básico Las rutinas son cómo las familias se organizan para hacer las cosas, pasar tiempo juntos y divertirse ...
Leer Más
orinal

Retirar el pañal: cuándo y cómo hacerlo

Signos de que tu peque está listo Es posible que vea signos de que tu hijo está listo para ir ...
Leer Más
dormir

Ciclos del sueño

¿Por qué es importante el sueño? El sueño restaura físicamente a los niños, los ayuda a crecer (cuando duermen, su ...
Leer Más
niñas cantando

Cantar en un segundo idioma

Cantar en un segundo idioma: por qué es bueno para los niños Cantar es una forma divertida de ayudar a ...
Leer Más
bebe hablando

Primeras palabras

¿Cuándo empiezan a hablar? A partir de los 14 meses aproximadamente, cuando el niño empieza a andar, el lenguaje empieza ...
Leer Más
imaginación

Desarrollo de la imaginación en niños y niñas

Desarrollo de la imaginación El juego simbólico comienza alrededor de los 15 meses. A tu peque le encantará jugar a ...
Leer Más
plastilina con niños

Actividades con plastilina

Actividades con plastilina: por qué son buenas para los niños La plastilina es una maravillosa experiencia sensorial y de aprendizaje ...
Leer Más
mama positiva

Atención positiva: por qué nuestros peques la necesitan

¿Qué es la atención positiva? La atención positiva es la forma en que muestras amor a tu hijo y calidez ...
Leer Más

Atención positiva: por qué nuestros peques la necesitan

Atención positiva: por qué nuestros peques la necesitan

¿Qué es la atención positiva?

La atención positiva es la forma en que muestras amor a tu hijo y calidez en tu relación a través de acciones como:

  • sonriéndole
  • teniendo contacto visual y usando expresiones faciales de cuidado
  • ser físicamente amable y cuidadoso
  • usando palabras con el fín de alagarlo y animarlo
  • mostrando interés por las actividades y logros de tu peque.

Por qué es importante la atención positiva

Desde el nacimiento, los niños necesitan experiencias y relaciones que les muestren que son seres humanos valorados y capaces que aportan buenos sentimientos a los demás. La atención positiva, las reacciones y respuestas de los adultos, ayudan a los niños a construir una imagen de lo valorados que son.

La imagen de tu hijo se construye en el tiempo con mensajes positivos y cariñosos tuyos y de otras personas importantes en su vida. Una imagen positiva de sí mismo es muy importante, no sólo para la relación de tu hijo con los demás, sino también para su confianza a medida que aprende sobre el mundo.

Los sentimientos de seguridad y protección de tu hijo provienen de sus interacciones contigo y las otras personas que lo cuidan. Si lo tranquilizas y apoyas cuando está asustado, inseguro o se enfrenta a una situación nueva o desconocida, se sentirá seguro y protegido.

Todos los niños se desenvuelven mejor en un ambiente donde son apoyados, animados y respetados. Crecen y se desarrollan a través de interacciones repetidas y positivas en sus primeras relaciones.

Cómo mostrar una atención positiva

Tienes muchas oportunidades para darle a tu peque una atención positiva en sus interacciones diarias juntos.

Las actividades diarias como el cambio de pañales, la supervisión del baño o el camino a la escuela, te permiten conectar con tu hijo de manera significativa. Por ejemplo, el simple hecho de darle a tu hijo mimos y cosquillas mientras lo secas después del baño es una forma de mostrarle una atención positiva.

No importa la edad, hay cosas simples que puede hacer todos los días para enviar el mensaje de que  es especial e importante. Por ejemplo:

  • Cuando lo mires, sonríe.
  • Muestra interés en lo que hace, pídele que te lo cuente.
  • Presta atención y escúchalo atentamente cuando te hable.
  • Inventa algunos rituales especiales que podáis compartir juntos.

También hay formas de mostrar una atención positiva a los niños de diferentes edades.

Recién nacidos y bebés: consejos de atención positiva

Desde el momento en que nacen, los niños prestan atención a lo que dices y haces… y a cómo lo dices y lo haces. Incluso antes de que los bebés puedan entender y usar las palabras, responden a tu tono de voz, gestos, expresiones faciales y lenguaje corporal.

bebe positivo

Te presento algunas formas de prestarle a tu bebé una atención positiva:

  • Toma a tu bebé cuando llora y consuélalo (No hagas caso a comentarios como “se va a acostumbrar”. Disfruta de  tu bebé).
  • Sonríe cuando tu bebé sonría.
  • Responde a los sonidos que hace tu bebé diciendo algo a cambio.
  • Háblale sobre lo que está pasando alrededor.
  • Fíjate en lo que le interesa a tu bebé y anímalo a explorar, por ejemplo, enséñele a agitar un colorido sonajero que le haya llamado la atención.

De 1 a 2 años: consejos de atención positiva

A medida que tu hijo crece, comprende más lo que le dices, así como la forma en que lo dices. Aquí hay algunos consejos para una atención positiva a esta edad:

  • Dile exactamente lo que te gusta de lo que está haciendo. Por ejemplo, “Me encanta cuando ayudas a recoger los bloques”. Use un tono de voz positivo para igualar los elogios.
  • Acompaña en el momento con tu hijo. Esto podría ser tan simple como ponerte en cuclillas para mirar una hormiga juntos.
  • Cuando habléis juntos, deja un tiempo después de hablar para que tu hijo pueda responder, aunque no siempre pueda encontrar las palabras adecuadas.

De 2 a 4 años: consejos de atención positiva

Hay muchas maneras de darle a tu hijo a esta edad una atención positiva mientras aprende sobre el mundo. Por ejemplo:

  • Dedica tiempo a hacer sus actividades favoritas, por ejemplo, los rompecabezas, los cuentos, la pintura, etc.
  • Haz muchos comentarios sobre los tipos de comportamiento que quieres fomentar, por ejemplo, “Gracias por traer tu plato a la cocina”. Eso hace que sea mucho más rápido recoger después de comer”.
  • Recuerda sonreír y hacer contacto visual con tu hijo cuando lo saludes por la mañana, y ya puestos es un buen momento para un abrazo especial.

A partir de los 4 años: consejos de atención positiva

Aunque el mundo de tu peque se expande cuando va a la escuela, tu amor y atención positiva siguen siendo las mayores influencias en su desarrollo.

Pruebe estas ideas:

  • Deja de hacer lo que estás haciendo y escucha cuando tu hijo quiera hablar de su día en la escuela.
  • Haz preguntas de seguimiento cuando empiece a hablar para mantener la conversación.
  • Observa y alaga las interacciones positivas de tu hijo con los demás, por ejemplo: “Creo que a la vecina le ha encantado cuando le has dado los buenos días en el ascensor”.

Cuando es difícil ser positivo

No es realista o incluso normal ser positivo todo el tiempo. Y tu hijo se las arreglará bien si ocasionalmente te encuentras un poco distraído.

Es lo que sucede con el tiempo, no cada incidente en particular, lo que marca la diferencia. Si tu hijo recibe la mayor parte del tiempo de tu atención positiva, se sentirá amado y seguro.

Cuando los padres se distraen regularmente o no pueden concentrarse en las necesidades de sus hijos, los niños pueden verse afectados negativamente. Si esto comienza en la infancia y sigue sucediendo, los bebés de tan sólo seis meses pueden mostrar signos de estrés. Esto puede afectar la salud y el bienestar de los niños en los primeros años, así como en el futuro.

Si muchas de las interacciones diarias con tu hijo son negativas, o si te resulta difícil sentir o actuar de forma positiva con él, vale la pena buscar ayuda profesional.  Esta ayuda puede conseguir que su relación pueda terminar siendo más fuerte.

Enseñar habilidades a niños y niñas: cómo hacerlo

Enseñar habilidades a niños y niñas: cómo hacerlo

Cómo enseñar habilidades a los niños

Eres el primer y más importante maestro de tu hijo. Todos los días está ayudando a tu hijo a aprender nueva información, habilidades y formas de comportarse.

Enseñar habilidades a los niños puede ser un primer paso importante en el manejo de su comportamiento. Por ejemplo, si tu hijo no sabe cómo poner la mesa, puede negarse a hacerlo, porque no puede hacerlo. ¿La solución? Enseñarle cómo.

Hay tres maneras clave en las que puedes ayudar a los niños a aprender todo, desde el autocuidado básico hasta habilidades sociales más complicadas:

  • instrucciones
  • modelización
  • paso a paso.

Recuerda que las habilidades toman tiempo para desarrollarse, y la práctica es importante . Pero si te preocupa el comportamiento, el desarrollo o la capacidad de tu hijo para aprender nuevas habilidades, consulta a tu pediatra o la tutora de tu hijo si va a un centro infantil.

Instrucciones: enseñar habilidades diciendo

Probablemente la mayoría del tiempo te sientes que no paras de dar instrucciones a tu hijo de cómo debe de hacer las cosas, pero ¿te has parado a pensar de que a lo mejor no se lo estás explicando bien?

Cómo dar buenas instrucciones:

  • Da instrucciones sólo cuando tenga la atención de tu hijo. Usa su nombre y asegúrate de que te mira cuando hablas.
  • Ponte a su misma altura para hablar.
  • Elimina cualquier distracción de fondo como la televisión.
  • Usa un lenguaje que tu peque entienda. Lo mejor es usar oraciones cortas y simples.
  • Mantén un tono de voz suave y tranquilo.
  • Utiliza gestos para enfatizar en las cosas que más interesa que tu hijo note. El lenguaje no verbal lo aprenden antes.
  • Irás reduciendo instrucciones conforme tu peque las realice.

Un recordatorio, una foto o una ilustración puede ayudar a recordar y visualizar mejor las instrucciones que le estás dando. Esto también le ayudará a recordar por sí mismo las tareas que debe realizar.

Puede que muchas veces tu hijo no siga las instrucciones. Esto puede suceder por muchas razones. Es posible que no lo entienda. Puede que todavía no tenga la capacidad de hacer lo que le pides. O puede que no quiera hacerlo. En tu mano queda ayudar a tu hijo a aprender a cooperar equilibrando las instrucciones y las peticiones.

Modelado: enseñar habilidades mostrando

niño limpiando

Al observarte, tu hijo aprende qué hacer y cómo hacerlo.

El modelaje es usualmente la forma más eficaz de enseñar a los niños una nueva habilidad. Por ejemplo, es más probable que te vea realizando una tarea como es hacer la cama, barrer el suelo o lanzar una pelota que si sólo se lo dices con instrucciones de cómo hacerlo.

También puedes utilizar la modelación para mostrar a tu hijo habilidades y comportamientos que impliquen una comunicación no verbal, como el lenguaje corporal y el tono de voz. Por ejemplo, puedes mostrar cómo te relacionas con las personas cuando les hablas, o mirarlas a los ojos y sonreír cuando les das las gracias.

El modelaje también puede funcionar para las habilidades sociales. Proponerle a su hijo frases como “Gracias, mamá”, o “Más por favor, papá” es un ejemplo de esto.

Cómo hacer que el modelado funcione bien

Sigue los siguientes pasos:

  • Consigue la atención de tu hijo y asegúrate de que te está mirando.
  • Haz que mire primero, luego realiza despacio la tarea para que pueda ver claramente lo que estás haciendo.
  • Señala las partes importantes de lo que estás haciendo. Por ejemplo, “Ves cómo estoy…”.
  • Debes darle a tu hijo muchas oportunidades de practicar por sí mismo una vez que haya visto hacerlo, por ejemplo, “Bien, ahora puedes hacerlo”.

Paso a paso: enseñar habilidades desglosando las tareas

Algunas tareas o actividades son complicadas o implican una secuencia de acciones. Para ello, puedes dividir la tarea en pasos más pequeños.

La idea de la enseñanza paso a paso es enseñar los pasos que componen una habilidad de uno en uno. Cuando tu hijo ha aprendido el primer paso, entonces  le enseñas el siguiente paso, luego el siguiente, y así sucesivamente. Pasar al siguiente paso sólo cuando tu hijo pueda hacer el paso anterior de forma fiable y sin su ayuda. Debéis continuar así hasta que pueda hacer toda la tarea por sí mismo.

Enseñanza paso a paso: ejemplo

Así es como se puede desglosar la tarea de vestirse:

  • Saca la ropa.
  • Ponte la ropa interior.
  • Ponte los calcetines.
  • Ponte la camiseta.
  • Ponte los pantalones.

Podrías dividir cada uno de estos pasos en partes también. Esto puede ayudar si una tarea es compleja o si tu hijo tiene dificultades de aprendizaje. Por ejemplo, “Ponte la camiseta” podría dividirse así:

  • Coloca la camiseta en posición correcta.
  • Mete la camiseta por encima de la cabeza.
  • Pasa un brazo por la manga.
  • Pasa el otro brazo.
  • Baja la camiseta por el cuerpo.

Cuando tu hijo está aprendiendo una nueva habilidad física, como vestirse, puede ser útil poner tus manos sobre las suyas y guiarlo a través de los movimientos. Elimina gradualmente tu ayuda a medida que empiece a entender la idea, pero sigue indicando qué hacer. Luego, simplemente señale o haga un gesto. Cuando tu hijo se sienta seguro con la habilidad, también puede eliminar los gestos.

Habilidades de enseñanza: hacer que los métodos funcionen

Éstos consejos ayudarán a tu hijo a aprender nuevas habilidades:

  • Antes de comenzar, asegúrate de que tu peque tenga la coordinación, la capacidad física y la madurez de desarrollo para manejar la nueva habilidad. Es posible que tengas que enseñar a tu hijo algunas habilidades básicas antes de trabajar en habilidades más complicadas.
  • Considera el momento y el entorno. Los niños aprenden mejor cuando están más alerta y concentrados. Así que evita enseñarles nuevas habilidades justo antes de la siesta o de la comida, por ejemplo. También es bueno evitar las distracciones en el entorno , como la televisión o los hermanos menores que necesitan atención.
  • Dale a la oportunidad de practicar la habilidad. Las habilidades necesitan tiempo para aprender, y cuanto más practique, mejor. Explícale la tarea tantas veces como sea necesario.
  • Elogia y anima, especialmente en las primeras etapas del aprendizaje.
  • Evita comentarios negativos cuando no lo haga bien. Es mejor que le digas una o dos cosas que puede hacer de diferente forma la próxima vez, en lugar de usar palabras como “mal”.
  • Recuerde que el comportamiento puede empeorar antes de mejorar, especialmente si le pides demasiado. Un enfoque positivo y constructivo puede ayudar – por ejemplo, “¡Bien hecho por hacer bien los nudos en los cordones! ¿Quieres que te enseñe también a hacer los lazos?
Lectura y narración de cuentos: bebés de 12 a 18 meses

Lectura y narración de cuentos: bebés de 12 a 18 meses

Por qué es importante la lectura.

Compartir historias, hablar y cantar todos los días ayuda al desarrollo de muchas maneras .

Familiarizar a tu peque con los sonidos, las palabras y el lenguaje, desarrolla las habilidades de alfabetización temprana , como la capacidad de escuchar y entender las palabras. También ayuda a disfrutar de los libros y a leer con éxito más adelante en la infancia.

La lectura de cuentos estimula la imaginación de tu hijo y le ayuda a aprender sobre el mundo que le rodea. También es un gran momento para establecer un vínculo y compartir tiempo juntos.

Puede empezar a leerle tan pronto como quiera, cuanto antes mejor. Puedes leer nuestro artículo de lecturas de 0 a 12 meses.

Compartir libros con tu peque

A esta edad y etapa, leer con tu peque es divertirse con los libros y pasar un tiempo especial juntos.

Aquí hay algunos consejos para ayudarte a aprovechar al máximo el tiempo de lectura:

  • Compartir un libro de “buenas noches” o una historia familiar después de la cena o a la hora de dormir cada noche.
  • Deja que tu peque elija un libro y haz que lo sostenga y ayude a pasar las páginas.
  • Aprovecha el amor de su hijo por su libro favorito ofreciéndole leerlo regularmente, así como libros nuevos o diferentes.

Algunos consejos generales para leer con la mayoría de los niños:

  • Haz una rutina, y trata de leer al menos un libro cada día. La rutina podría incluir un espacio especial para la lectura – por ejemplo, un sillón, una alfombra o una cama que sea lo suficientemente grande y cómoda para los dos, con una caja de libros o una estantería cerca.
  • Apaga la televisión y el móvil y busca un lugar tranquilo para leer, para que su hijo pueda oír tu voz y concentrarse en el libro.
  • Siéntalo cerca o en tus rodillas mientras lee, para que pueda ver su cara y el libro.
  • Señala las diferentes partes del libro y nómbralas, incluyendo el lomo y las portadas y contraportadas.
  • Señala las palabras mientras lees, o pasa el dedo por debajo de las palabras. Anima a tu hijo a repetir palabras o frases familiares.
  • Reduzca la velocidad para que tu peque tenga tiempo de ver las fotos. Involucre a tu hijo haciendo que hable sobre las fotos.
  • Prueba ruidos y sonidos divertidos, y usa diferentes voces para diferentes personajes – ¡juega y diviértete!

A los niños les encanta leer el mismo libro una y otra vez. Esto puede ser un poco aburrido para un adulto, pero los niños pequeños lo disfrutarán porque pueden aprender la historia y esperar lo que viene a continuación.

Qué leer con tu peque

Hay tantos libros para elegir que puede ser difícil saber por dónde empezar.

En general, a los niños pequeños les gustan los libros que tienen buena rima, ritmo y repetición – y esta rima y repetición les ayuda a aprender. Además, los intereses de su peque le guiarán a la hora de elegir nuevos libros. Aprenden mejor cuando le interesa lo que están leyendo juntos.

Una vez que su peque tenga alrededor de 12 meses , podría empezar a buscar los siguientes tipos de libros, que podría disfrutar especialmente:

  • libros sobre alimentos, transporte, animales y otros bebés y niños pequeños
  • libros de cartón, que son más fáciles de manejar y muy resistentes
  • libros que tienen dibujos o ilustraciones de objetos simples
  • libros pop up donde han escondido cosas en cada foto para que las encuentre
  • libros que incluyen texturas como la tela o el collage en las ilustraciones.

Aquí hay algunos libros que su bebé podría disfrutar:

También puede hacer uso del préstamos de libros de la biblioteca. El personal de allí podrá recomendarle libros ajustados a su edad.